14 Miedos que Pueden Llevar a tu Jefe a Descartar tu Plan de Social Media

19 feb 2011 por

Hay excelentes iniciativas en social media que nunca llegan a ver la luz.

Conozco ya bastantes casos. La idea era estupenda. Tenía un buen líder que había conseguido convencer y motivar a un equipo bastante majo. El plan estaba razonablemente bien trazado. Incluso había variantes y alternativas para el caso en que algunas de las líneas o tácticas no funcionaran como se esperaba… Pero no salieron adelante porque subestimaron la importancia de vencer los miedos del que había de aprobar el plan y poner los fondos.

Si, como yo, estás convencido de que saber vender tu plan de social media es, al menos, tan importante como el propio plan, este artículo te será de gran ayuda.

  • Que salga a la luz la verdadera opinión que nuestros clientes tienen de nosotros
    Es cierto que abrirse al entorno social implica estar abierto a comentarios y que todo el mundo pueda verlos. Pero no es menos cierto que nuestros clientes ya disponen de infinidad de lugares en los que contar a sus amigos y al mundo entero su opinión acerca de nosotros. Y puestos a conversar sobre nosotros, mejor que sea en entornos o canales creados por nosotros, o aquellos en los que nosotros somos los anfitriones, en lugar de otros en los que no hayamos participado nunca ¿no?

  • Que la competencia lo use para crearnos mala imagen
    Que la competencia (desleal) se haga pasar por clientes reales contando falsas malas experiencias es otro de esos miedos. Aunque, si lo piensas bien, lo cierto es que ya podrían estar haciéndolo. Y tomar parte en la conversación de la Red de una forma activa nos permitirá aumentar nuestro nivel de influencia sobre la misma.

  • Daños irreversibles a la reputación de nuestra compañía
    En un escenario en que cualquiera tiene la posibilidad de contar a todo el mundo la opinión que tiene sobre nosotros, la reputación deja de ser un elemento que podamos controlar: sólo podemos influir. Para influir hay que participar: tan sólo hay que hacerlo del modo adecuado. Por tanto, ¿qué daños pueden ser esos?

  • Perderemos el control sobre la marca y la imagen
    Ya no estamos en la era de los medios de masas. Hoy el control es una ilusión. No podemos perder el control sobre la marca y la imagen porque ya no lo tenemos. Es así de simple.

  • Que los impulsores del plan desaparezcan si las cosas no van bien
    Es un miedo propio de los casos en que nos enfrentamos a una situación desconocida hasta la fecha. Tu jefe necesita saber que permanecerás ahí a las duras y a las maduras, y que trabajarás para mantener la unidad del equipo que ejecuta el plan si los resultados no son los esperados.

  • Miedo a lo desconocido
    Para hacer frente a esta objeción interesa tener identificados casos de éxito en planes de social media de empresas de nuestro sector. Cuanto más parecidas a la nuestra, mejor que mejor.

  • Dedicar recursos a algo de un retorno dudoso
    ¿Alguien en la empresa se ha planteado cuál es el ROI del teléfono de la empresa? Es una herramienta básica de contacto. Hoy que nuestros competidores, clientes y potenciales están participando activamente en los medios sociales ¿tiene sentido decidir si estar presentes o no, en función del retorno que podamos medir?

  • Que el equipo se distraiga en las redes sociales y la pérdida de productividad
    Es una consecuencia de lo anterior. El miedo real lo alimenta el hecho de no entender un valor real el desarrollo de la presencia online y el incremento de conexión y participación en los medios sociales.

  • Que no sirva para desarrollar el negocio
    Una nueva fórmula de expresión de las dudas sobre el retorno. Un miedo habitual cuando uno ya ha decidido que no es suficiente motivo hacerlo porque pueda estar de moda. Para desactivar este miedo, una herramienta muy útil son los informes y estudios que demuestran el impacto de los social media en las decisiones de compra.

  • Que el Social Media sea una moda pasajera
    Algunas campañas de Social Media fracasaron en el pasado porque su única razón de ser era tratar de conseguir titulares en los medios de masas. Por otro lado, cada vez es menos habitual que los mass media se hagan eco de este tipo de cosas. El interés motor debe estar en los propios medios sociales. Y debes asegurarte de que a tu jefe le quede claro.

  • Dedicar a esto un presupuesto precioso que podríamos haber dedicado a un evento físico
    Propio de los tiempos de crisis, en los que los presupuestos se ven muy reducidos y hay que pensar muy bien a qué dedicarlos. Uno de los argumentos que mejor funcionan es hacerle ver del carácter fugaz de los eventos frente a la persistencia de lo que hacemos online.

  • Los productos que vendemos no se pueden vender online
    No es necesario que el ciclo de compra tenga que cerrarse online para estar desarrollando las posibilidades de hacer negocios de nuestra empresa. Entender que en la venta sólo influyen los factores que entran en juego cuando ya se ha decidido la compra es sobresimplificar el escenario.

  • No recibiré apoyos por encima si no sale bien
    Este miedo puede ser atacado de dos maneras. Por un lado, identificando las personas clave por encima de tu jefe a las que es necesario contar el plan e implicar en el proceso. Por otro ayudando a visualizar un escenario de éxito y recompensa, frente a un mucho menos probable fracaso.

  • No tenemos experiencia suficiente
    Y, de entre los que he relatado, este es uno de los miedos más fundados. La participación activa en los medios sociales requiere conocer las claves del “saber ser” y “saber estar”. Sin dominar las claves de comunicación y comportamiento en social media, tu plan puede convertirse en una bomba de relojería. Por eso es muy importante contar siempre con expertos externos que te acompañen en el viaje ¿Crees que necesitarás ayuda? ;)

¿Te Gustó?, Entonces... ¡Comparte!

5 comentarios

Deja un comentario